Más culto a los muertos en Galicia:…Y si no vienes a Mí en vida lo harás después de muerto…

Los relatos legendarios del Ciclo Irlandés fueron recogidos en el siglo XII por monjes irlandeses, a modo de un Mester de Clerecía gaélico. Sin embargo, los monjes recogen en el Lebhor Gaghala Eirin, Libro de las Invasiones de Irlanda, tradiciones legendarias muy anteriores que se trasmitían de manera oral.

En este momento medieval cuando se recogen por escrito estas tradiciones, los monjes convertirán a los diversos epítetos que hemos visto de la divinidad solar en diferentes personajes que se adaptan mejor a una narración. Mitos anteriores serán adaptados a un relato e incluso se crearán historias y aventuras para estos personajes.

Pues bien, Donn el Oscuro, el Hospedero del Alén o Guardia dela ElevadaFortaleza, se convertirá en Leabhor Gabhala en uno de los Milesios que conquistan Irlanda. Los Milesios son los descendientes de Mil Espane el progenitor mítico de los celtas, nieto de Breogán, que habría descubierto la costa irlandesa desde su torre que la tradición milenaria identifica enla Torrede Hércules de A Coruña. Es curioso observar la persistencia de dicha tradición en el tiempo, una vez que los nobles irlandeses exiliados en las guerras contra los ingleses protestantes a inicios del s. XVII, como Red Hugh O´Donell o Donald Cam O´Sullivan visitan emocionados la, arruinada en aquel entonces, Torre de Breogán, pues los linajes importantes de Irlanda reclaman ser descendientes de Mil. Incluso en el testamento de un obispo irlandes exiliado, Edmund O´Dempsey, leemos que fallece en la “Mansión de los Milesios”.

En el relato medieval, Donn muere ahogado frente a la costa y profetiza “a mi Casa tendreis que venir despues de muertos”, convirtiendose en Señor de los Muertos.

Es inquietante, al mismo tiempo que fascinante, comprobar que todos los gallegos y asturianos conocen el dicho que “a San Andrés de Teixido vai de Morto quen non foi de vivo“. Si no en vida, nuestras ánimas ciegas serán guiadas hasta Teixido, a los pies de los mayores acantilados de Europa, hogar de Donn, a cuya casa “tendreis que venir despues de muertos”. Teixido es el último peaje antes del paraíso. Esa es la ruta dos Romeiros, una ruta hacia el Paraíso de los Celtas.

Esta Ruta dos Romeiros de orígenes que se remontan a los primeros tiempos de la presencia humana, ha persistido hasta tiempos recientes como una peregrinación religiosa de grandísima relevancia entre las gentes de Galicia y Asturias, siendo el destino de turismo religioso detrás de Compostela.

La tradición indica que en el santuario de Teixido se guarda una reliquia (fragmentos de un dedo) de San Andrés, Patrón de Escocia. San Andrés en este caso ha ocupado el lugar de Señor de los Muertos, pues hasta muy bien poco era posible observar a personas acudiendo a pié a Teixido “hablando” a sus difuntos, los cuales estaban presentes en espíritu. Las familias traía a los espíritus de sus seres queridos a los cuales se les hablaba, se les reservaba su ración de comida, e incluso en tiempos modernos se les compraba su tiket de autobús.

El monje ilustrado gallego Padre Sarmiento realizó la romería a Teixido en junio de 1755 y dejó constancia de que los romeros vestían el traxe de romeiro, un hábito blanco y un cayado de avellano con ramitas de tejo, arbol sagrado atlántico de la muerte, atadas en su parte superior a modo de escoba.

Los romeros, después de asistir a misa besan el relicario de San Andrés, acción conocida como “poñer o santo” mientras el oficiante cura o no ha de pronunciar  “O santo que che deu a enfermedad que che dé a sanidá. Polo poder que Deus ten, e San Andresiño . Amén”.

A continuación, se desciende ala Fontedo Santo para lavarse la cara con el agua bendita que sale de sus caños, dejando el pañuelo o servilleta atada en alguna rama de los arboles circundantes. Una vez puesto el santo, no sin antes dejar en ofrenda un exvoto de cera, se compran los Sandreses, figurillas de miga de pan pintados con tonos vivos y se inicia el descenso en alegría, contentos de haber cumplido con el santiño.

Los días de romería importantes son desde el 16 de agosto al 9 de septiembre, temporada de las “grandes romaxes”. El 8 de septiembre es el día grande, con la celebración de O Misote. Igualmente es tiempo de romería desde el 27 al 30 de noviembre, día de San Andrés.

Leave a Reply

Créditos
Deseño e programación: Samuel Martínez
Funciona sobre Wordpress


Close

· Información Legal
Proba Close

© GuiasdeGalicia.com 2011